Promoviendo el progreso de los derechos ESC en el EPU

El 17 de junio de 2015, el Centro de Derecho Económico y Social (CDES) y Amnistía Internacional coorganizaron un evento paralelo en el marco de la sesión 29ª del Consejo de Derechos Humanos, dónde se debatió cómo el Examen Periódico Universal (EPU) puede fortalecer la realización de los derechos económicos, sociales y culturales (derechos ESC).

El panel estuvo formado por la Sra. Alison Corkery, Directora de Programas del CDES; el Sr. Iain Byrne, Asesor de políticas en Amnistía Internacional; el Sr. Nuno Cabral, Primer Secretario de la Misión Permanente de Portugal; el Sr. Miloon Kothari, Presidente de UPR Info, y estuvo presidido por la Sra. Sandra Ratjen, Asesora jurídica superior de la Comisión Internacional de Juristas.

La Sra. Corkery, dió comienzo a la sesión, presentando los principales hallazgos del estudio sobre el EPU y su impacto en los derechos ESC, elaborado por el CDES y la Clínica de Derechos Humanos de la facultad Science Po Paris. La información utilizada en el estudio se extrajo de la base de datos de UPR Info. El análisis se basó en 8 países: Egipto, República Checa, República Dominicana, Sri Lanka, República del Congo, España, Guinea Ecuatorial y los Estados Unidos de América. Los resultados mostraron que solo el 18.7% de las recomendaciones hechas en los países anteriormente mencionados hacen referencia específica a derechos ESC. Dicho porcentaje contrasta con las recomendaciones específicamente relacionadas con los derechos civiles y políticos, las cuales representan el 56% de las recomendaciones hechas. La mayoría de recomendaciones sobre derechos ESC hacen referencia al derecho a la educación, sin embargo, durante el segundo ciclo otras problemáticas, tales como el derecho a la salud y el derecho al agua, han empezado a incrementarse.

Además, el estudio ha creado un nuevo sistema de codificación que categoriza del 1 al 6 el impacto de las acciones contenidas en las recomendaciones de acuerdo con su especificidad. El análisis de los 8 países muestra que dos tercios de las recomendaciones relacionadas con derechos ESC sugieren únicamente una acción general, en comparación con las recomendaciones relacionadas con derechos civiles y políticos, en las que solo un tercio sugieren una acción general. Por el contrario, el nivel de aceptación de las recomendaciones específicamente relacionadas con derechos ESC es significativamente más elevado que el de las recomendaciones específicamente relacionadas con derechos civiles y políticos. Éste indicador, es un signo del compromiso de los gobiernos con la situación social, económica y cultural en sus países. El estudio será publicado a lo largo de este año por el CDES.

En cuanto a la cualidad, el Sr. Byrne destacó la necesidad de hacer recomendaciones más específicas. Asimismo, resaltó la necesidad por parte de los Estados de justificar y razonar en los casos en que las recomendaciones no sean aceptadas. El Sr. Cabral, de la Misión Permanente de Portugal, compartió el punto de vista de los Estados sobre el mecanismo, señalando la vertiente política del proceso y explicó cómo los diplomáticos se implican en el EPU. El Sr. Cabral indicó que el factor clave para la aceptación y para hacer recomendaciones es la buena comprensión de las problemáticas existentes. En consecuencia, es muy importante que las ONG presenten contribuciones escritas comprensibles e integrales con el fin de asegurar que los diplomáticos entiendan los problemas de derechos humanos que existen en el país.

El Sr. Kothari concluyó la discusión señalando las oportunidades que el EPU ofrece para los derechos ESC, como por ejemplo, la creación de plataformas para el diálogo entre las ONG y el Gobierno. También destacó que el EPU es un proceso que no sólo tiene lugar en Ginebra, sino que la mayoría del trabajo debe ser realizado a nivel nacional y regional antes y después del examen.

UPR Info espera que este evento haya proporcionado elementos para reflexionar sobre cómo mejorar la promoción de los derechos ESC dentro del mecanismo del EPU y aguarda con interés ver en el futuro cómo dichas consideraciones son tomadas en cuenta por los diferentes actores implicados en el EPU.