Pocos Estados hicieron un seguimiento a las recomendaciones que formularon en el 1er ciclo en la sesión 13 del EPU

El seguimiento de las recomendaciones del EPU es una parte importante del proceso del Examen Periódico Universal. Es en esta fase que los Estados, tanto los que hacen recomendaciones como los que estan bajo examen, demuestran su compromiso y dedicación no sólo a la protección y promoción de los derechos humanos, sino también a mejorar la situación de los derechos humanos sobre el terreno, el objetivo principal del proceso del EPU. El segundo ciclo del EPU, según las resoluciones del Consejo de Derechos Humanos 5/1 y 16/21, debería centrarse, entre otras cosas en la aplicación. Por lo tanto, el éxito del segundo ciclo del EPU se basa en la evaluación de la aplicación de las recomendaciones hechas a los Estados en el ciclo anterior. Como tal, los Estados que "revisan" tienen un papel vital que desempeñar durante este ciclo, mediante el seguimiento del resultado de sus recomendaciones particulares hechas durante el ciclo anterior del EPU a los Estados que estaban bajo examen y, posteriormente, mediante la formulación de sus recomendaciones en el segundo ciclo en consecuencia.

En comparación con las recomendaciones que los 14 Estados examinados recibieron durante el primer ciclo con las que se hicieron en la reciente decimotercera sesión, parece que son pocos los Estados que hicieron un seguimiento a sus recomendaciones formuladas en el primer ciclo en la 13 ª sesión del EPU. De hecho, sólo el 16% (57 de 343) de las recomendaciones hechas en 2008 ha sido objeto de seguimiento por recomendaciones similares o adicionales en la sesión 13. Esto daría a entender que el 84% de las recomendaciones hechas en 2008 se han aplicado totalmente. Esto parece dudoso sabiendo que el porcentaje medio de las recomendaciones que se han implementado totalmente a medio plazo es generalmente alrededor del 10%. Además, menos de la mitad de los Estados que recomiendan, los que participaron tanto en el primer ciclo como en el segundo, hicieron recomendaciones similares o de seguimiento a los mismos Estados bajo examen, perdiendo así la oportunidad de hacer observaciones sobre la aplicación y de recomendar medidas adicionales.

Los Estados que recomiendan, los cuales hicieron recomendaciones de seguimiento, lo han hecho en dos maneras principales. En algunos casos, los Estados decidieron reiterar sus recomendaciones anteriores, dando lugar a nuevas recomendaciones muy similares a sus recomendaciones anteriores, mientras que otros hicieron recomendaciones que instaron al Estado examinado a tomar nuevas medidas en la misma dirección que se habían recomendado anteriormente, reconociendo en algunos casos, el resultado de sus recomendaciones anteriores. Ecuador y Egipto, por ejemplo, repitieron sus recomendaciones hechas en el ciclo anterior a tanto Finlandia como el Reino Unido para firmar y ratificar la Convención Internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus Familiares. México recomendó a Finlandia a que siga adoptando medidas eficaces para prevenir la violencia contra la mujer en 2008 y que preste especial atención a la prevención de la violencia doméstica contra las mujeres y los niños, mientras que Eslovenia recomendó a la India en 2008 a hacer seguimiento a las recomendaciones del Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer de modificar la Ley de matrimonios especiales en vista del artículo 16 y la recomendación general 21 del Comité y en el 2012 de modificar la Ley de matrimonios especiales antes de su próxima revisión (2012). Además, la Federación de Rusia recomendó a Polonia y al Reino Unido a tomar medidas para reducir el hacinamiento en las cárceles en ambos ciclos del EPU.

Por otro lado, Eslovenia aprovechó la oportunidad de la revisión del segundo ciclo de Filipinas para el seguimiento de su recomendación del ciclo anterior, la cual instó a Filipinas a considerar la ratificación del Protocolo Facultativo contra la Tortura, haciendo un llamamiento a las Filipinas a través de su recomendación en 2012 de retirar sus reservas al Protocolo Facultativo.