HRC holds panel discussion on technical cooperation at the UPR

El 21 de marzo de 2012, el Consejo de Derechos Humanos (CDH) celebró su primer debate anual sobre la cooperación técnica. Puesto en marcha por la resolución 18/18, adoptado en septiembre de 2011, el primer tema selecionado fue el Examen Periódico Universal (EPU). La lista de miembros del panel incluyó Srta. Navi Pillay, Alta Comisionada de la ONU para los derechos humanos, Srta. Shireen Said, Asesora de políticas del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), H.E. Ridha Bouabid, Representante Permanente de La Organización Internacional de la Francofonía (OIF) ante la oficina de Naciones Unidas en Ginebra, Srta. Etta Rosales, Directora la National Human Rights Commission de las Filipinas y Sr. Victor Bwire de parte de la Kenya Stakeholders Coalition for the UPR.

Todos los miembros del panel, incluyendo el moderador del debate, el Representante Permanente Adjunto de Tailandia ante la ONU en Ginebra, declararon el primer ciclo del EPU un éxito, y destacaron la importancia de la implementación de las recomendaciones aceptadas en el segundo examen. Como declaró la Alta Comisionada, el segundo ciclo presenta un reto, y una oportunidad de confirmar el éxito del mecanismo, el cual se puede conseguir solo si los Estados preparan para su siguente examen produciendo "Mid-Term reports" (informes de avance) y adoptando planes de acción concretas. La Alta Comisionada también señaló que la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (OACDH) está incorporando las recomendaciones del EPU en sus estrategias, y está desarollando formas de ayudar Estados, induciendoles a la disfusión de información relacionada con el EPU, creando herrimientas para facilitar la participación, presentando iniciativas creativas relacionadas con la implementación de las recomendaciones del EPU, respondiendo a las peticiones de asistencia, y apoyando la participación de todas los interlocutores pertinentes.

La Asesora de Políticas del PNUD destacó la importancia de la consolidación mutua de derechos humanos y desarrollo, y sostuvo que enlazando el EPU con los objetivos del milenio se puede asegurar resultados más eficaces. Ella añadió que el PNUD ha apoyado hasta ahora varios procesos nacionales y regionales del EPU, y ha celebrado tres reuniones regionales en colaboración con la OACDH sobre el seguimiento. Esas reuniones tenían como objetivo la elaboración de la estrategia global del PNUD para apoyar la participación de los estados en el EPU.

La OIF declaró que su organización ya había celebrado tres seminarios internacionales relacionados con la implemenación de recomendaciones, sosteniendo que el papel de las ONGs en la fase de implementación no deberiá ser desatentido, como muchas de ellas han elaborado Mid-Term Reports (informes de avance), y subrayó que “el EPU es un proceso y no un evento”. La directora de la NHRC de Filipinas, informó el Consejo de la elaboración de planes de acción para todos los órganos de tratados y el EPU, y hizó referencia al seguimiento comprensivo de todos los compromisos internacionales de derechos humanos, y a las consultas nacionales en preparación del segundo informe nacional. Por último, el representante de la Kenya stakeholders coalition for the UPR, destacó la relevancia de la sensibilización relacionada con el mecanismo, y informó el Consejo de la elaboración de un informe anual, revisando la implementación de las recomendaciones del EPU hechas a Kenia, el cual se puede consultar en nuestra pagina web. La coalición también declaró que ayudó a Kenia en el establecimiento de un orden de prioridades de las recomendaciones, y en la elaboración de un plan de implementación.

Además de los miembros del panel, treinta cuatro oradores tomaron la palabra, destacando la importancia de la fase de implementación del EPU. Muchos de los estados, como Pakistán (de parte de la Organización de la Conferencia Islamica), Senegal (en nombre del Grupo Africano), Mauritania (de parte del Grupo Arabe), Chile, Costa Rica, Qatar, y Honduras, destacaron la importancia de, y la necesidad por la asistencia tecnica y la cooperación para conseguir la implementación de las recomendaciones del EPU. En más detalle Senegal declaró que los países en vias de desarrollo necesitan asistencia técnica y financiera más que nunca, mientras que Qatar se centró en la región arabe y los retos del/en el período subsiguiente a la primavera arabe.

Además, Estados compartieron mejores practicas, y hicieron sugerencias para la mejoría de la cooperación, y expresaron su disposición para ofrecer asistencia a otros países. La Union Europea manifestó su compromiso de proporcionar asistencia, mientras que México declaró que estaba preparado para compatir con los demás sus experiencias y conocimiento de la gestión electoral. Además, Mauricio sugirió el desarrollo de indicadores adecuados de derechos humanos y informó el Consejo de un proyecto propuesto ya enviado a la OACDH, mientras que Austria propusó la creación de un enlace entre desarollo y derechos humanos, una propuesta que fue acogida calurosamente por la asesora de políticas del PNUD.

Algunos de los estados también dieron una esquema general de su estrategia de la implementación de las recomendaciones. Por ejemplo, los Estados Unidos destacaron que el EPU es un constante, herramienta cotidiana para ellos, y informaron el Consejo que han dividido las recomendaciones recibidas en diez categorías temáticas y que han creado grupos de trabajo para su implementación. Además, Suiza declaró que la elaboración del segundo informe se debería hacer de una manera colaborativa con la participación de todos los servicios de los estados y la sociedad civil, y también destacó la importancia de reuniones frecuentes, la elaboración de Mid-Term Reports (informes de avance), y la difusión de información por una página web independiente. Por último, Japón propusó que cada estado debería hacer un plan de implementación, especificando las recomendaciones que requeriría asistencia en su implementación, y haciendo las peticiones pertinentes.

Por último, en referencia al Fondo Voluntario, las Maldivas, manifestaron su decepción profunda sobre la asistencia brindada a ellas y otros pequeños Estados insulares en desarollo (PEID), y cuestionaron el rechazo por parte de la OACDH de su propuesta. Además, Senegal, como representante del grupo africano, alegó que el Fondo Voluntario no cumplió su promesa, y destacó las dificultades burocráticas relacionadas con la recepción de asistencia financiera, mientras que Ecuador pidió la expansion de los temas enfocados y de la lista de beneficiarios. Por último, Barbados declaró que fue apoyado por un proyecto de asistencia propuesto por la OACDH, añadiendo, sin embargo, que le preocupaba la posibilidad de su no realización. En respuesta, el representante de la OACDH declaró que la propuesta de Barbados fue tomado en cuenta, y informó el Consejo de la próxima visita de la Alta Comisionada a dicho país.