El Comité internacional de coordinación de las INDH debate la implementación de las recomendaciones del EPU

El 22 de marzo, el Comité internacional de coordinación de las Instituciones Nacionales de Derechos Humanos celebró una reunión sobre la implementación de las recomendaciones del Examen Universal Periódico. El panel fue presidido por Sr Magazzini, el antiguo director de la Unidad de Insituciones Nacionales de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (OACDH), y incluyó los representantes de las Instituciones Nacionales de Derechos Humanos (NHRIs) de Australia, Canadá, Dinamarca, y Kenia, además de Sr Peschoux, el Director del equipo del EPU para la OACDH.

El debate se centró sobre el importante papel de las INDHs en el proceso del EPU, y sobre cómo pueden aprovechar al máximo del mecanismo. En un comentario preliminar, Sr Magazzini hizó referencia al énfasis que se debe poner sobre el enlace entre desarrollo y derechos humanos. Sr Magazzini sostuvó que, para la implementación eficaz y efectivo de las recomendacions del EPU, hay una necesidad de crear un mecanismo de coordinación a un nivel nacional, incluyendo INDHs y ONGs, la elaboración de Mid-Term reports (informes de avance) y de planes de acción. Además, Sr Peschoux declaró que el EPU está creando oportunidades extraordinarias para que las INDHs afirmen su papel fundamental a nivel nacional, como guardianes nacionales de los derechos humanos, y a nivel internacional, a través de la presentación de información y la intervención ante el Consejo de Derechos Humanos. Sr Peschoux presentó algunas ideas para la mejor implicación de las INDHs en el proceso del EPU, como por ejemplo aducir información de primera mano, fiable, priorizada al Consejo, proponer sessiones de formación y desarrollo de herramientas para educar a las organizaciones de la sociedad civil (OSCs) y el Estado, teniendo como punta de partida la situación real en el país y estableciendo un orden de prioridad como corresponde, asumir el papel de coordinador del diálogo nacional de derechos humanos, y estableciendo un mecanismo de coordinación para la implementación.

Además, los representantes de las INDHs compartieron sus experiencias, proponiendo mejores prácticas y describiendo los retos enfrentados durante las 3 etapas del EPU: preparación, reunión del Grupo de Trabajo en Ginebra, y la implementación.

Preparación

El representante de la INDH danesa explicó que la INDH participió en un diálogo con el Ministerio de Asuntos Exteriores, el gobierno, y las embajadas en Copenhague, actuó como secretaría de la sociedad civil recibiendo información de las ONGs y coordinando a las ONGs, y también se pusó en contacto con otras instituciones que trabaja sobre derechos humanos como el parlamento, el defensor del pueblo, la agencia de protección de datos, y el poder judicial para entablar un diálogo. Además, el representante de la NHRI de Kenia añadió que, en lo que respecta a la etapa preparatoria, las INDHs debería asegurar la participación de las OSCs, incluyendo las organizaciones locales, proporcionando liderazgo sin ejercer dominación total sobre la sociedad civil, ayudar en la elaboración del informe nacional, colaborar con el gobierno, y llevar a cabo campañas de apoyo y presión (lobbying). En este respecto, la INDH canadiense expresó su decepción con respecto al hecho que el gobierno invitó a las OSCs a la consulta después de la presentación del informe nacional.

Examen del Grupo de Trabajo

La INDH de Dinamarca, proporcionó su propia experencia durante el Grupo de Trabajo en Ginebra como un ejemplo, i.e. realizando apoyo (advocacy), y organizando un evento secundario antes de la revision. Además, la INDH de Australia persuadió el gobierno de aceptar parcialmente recomendaciones que el estado pensaba rechazar.

Implementación

En lo que respecta a la etapa de implementación, el representante de la INDH de Australia describió sus esfuerzos para conseguir un Plan de Acción gubermental con plazos claros para la implementación e indicadores de qué sería un buen avance. También presentó un informe sobre el país, y comprometió hacerlo cada año. Además, la Comisión Canadiense de Derechos Humanos (CHRC) explicó que con la intención de ayudar en la implementación de las recomendaciones del EPU, presentó informes anuales al parlamento, también informes especiales, en particular sobre los pueblos aborígenes, un tema sobre que muchas recomendaciones se hizó en el EPU, hizó seguimiento con oficiales del gobierno, y pudó conseguir la ratificación de la Declaración sobre Derechos de los Pueblos Indígenas, y la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad. Sobre el tema de los pueblos aborígenes, la CHRC explicó que se hizó prioritario. De este modo, la Comisión augmentó su participación con ellos, publicó informes de investigación,y aconsejó los pueblos de “First Nations”, y colaboró con 60 ONGs en la elaboración de informes para presentación al CDH. En Dinamarca la INDH recopiló las recomendaciones hechas al país , produciendo un documento, en el cual se incluye la recomendación, la respuesta del gobierno y un comentario hecho por ellos. Además, la institución organizó una conferencia de seguimiento, y adoptó una Carta de resultados que actualmente sirve como un Plan de Acción ya que el gobierno aún no ha producido uno. Por último, la INDH de Kenia sostuvó que es importante continuar la participación con el Estado después de la sesión del Grupo de Trabajo, para ayudar en la respuesta y para asegurar que los compromisos necesarios se hace, y para garantizar que las recomendaciones rechazadas se mantiene en la agenda.

Retos

Por último, las INDHs describieron algunos de los retos que se enfrentaron en el primer ciclo del EPU. La INDH canadiense mencionó las dificultades que se presentaban por el federalismo en áreas de coordinación y implementación, mientras que la INDH de Kenia comentó la dificultad de garantizar los recursos adecuados.