El CDH comienza la segunda sesión del Grupo de Trabajo sobre su revisión

El 7 de febrero, el Consejo de Derechos Humanos (CDH) comenzó la segunda sesión del grupo de trabajo intergubernamental de composición abierta sobe la revisión del CDH. Esta segunda sesión será dividida en tres sesiones breves que tendrán lugar el 7 febrero, el 17-18 febrero y el 23-24 febrero.

El lunes 7 de febrero, el presidente del CDH, S. E. Sihasak Phuangketkeow les invitó a las delegaciones a reaccionar a la recopilación de contribuciones que fue presentada el 3 de febrero durante la reunión organizativa. Muchos Estados e interlocutores pertinentes tomaron la palabra para declarar su posición.

Lea a continuación un resumen de las reacciones de los delegados al documento sobre el EPU que estaba presente en la recopilación. Estas discusiones se parecen a las que tuvieron lugar el 21 de enero durante la última consulta informal sobre el EPU. Los delegados repitieron sus posiciones sobre cada propuesta en vez de hacer propuestas nuevas con el fin de alcanzar un compromiso.

En general, Cuba, Turquía, Guatemala y Chile expresaron su apoyo por el documento.

La periodicidad de los ciclos siguientes

Egipto, en representación del Movimiento de Países No Alineados (MPNA), sugirió que el Consejo mantenga un ciclo que termina al fin del año para minimizar gastos. Indonesia, en representación de ANSA y las Filipinas comunicaron su flexibilidad sobre el tema de la periodicidad y éste también expresó su apoyo para un ciclo de 5 años. Tailandia declaró su preferencia por un ciclo de por lo menos 4.5 años. Argelia era a favor de un ciclo de 5 años. Guatemala y CIVICUS apoyaron la propuesta actual de un ciclo de 4.5 años.

Hungría, en representación de la Unión Europea (UE), opinó que prolongar el periodo del ciclo podría debilitar el proceso. Francia también se opuso a la extensión. Turquía declaró su preferencia para un ciclo de 4 años. El Reino Unido y la República de Corea expresaron que no había por que prolongar el periodo del ciclo. Suiza no aceptaría a prolongar el ciclo a menos que hagan otros progresos en la revisión.

El intervalo entre el primer y segundo ciclo

Austria y la República de Corea expresaron su preferencia de no tener un intervalo entre los dos ciclos. Al contrario, la Federación Rusa declaró que un intervalo entre los ciclos del EPU permitiría el desarrollo de nuevas pautas para la redacción de documentos que servirían como la base de cada examen y ayudarían a los países a preparar para el examen.

El enfoque del segundo ciclo

Según Nigeria, en representación del Grupo Africano, Pakistan, en representación de la Organización de la Conferencia Islámica (OCI), y Myanmar, el segundo ciclo debe enfocar solamente las recomendaciones aceptadas y debe excluir las que fueron rechazadas. Guatemala especificó que el segundo ciclo debe enfocar también la asistencia recibida.

Hungría, en representación de la UE, y Dinamarca se opusieron la inclusión de la evaluación de la asistencia técnica recibida. Austria opino que el segundo ciclo debe enfocar la situación actual de los derechos humanos en el país así como las recomendaciones aceptadas. Francia sugirió que el segundo ciclo trate las recomendaciones rechazadas y notadas. Finalmente, el Canadá declaró que es necesario que el segundo ciclo también permita que Estados haga nuevas recomendaciones

Las adopciones del EPU en la plenaria

Nigeria, en representación del Grupo Africano, Egipto, en representación del MPNA, Pakistan, en representación de la OCI, Argelia y las Filipinas afirmaron que si se llevan a cabo las adopciones en las sesiones plenarias inmediatamente después de las sesiones del Grupo de Trabajo del EPU, esas sesiones deben enfocar solamente el EPU y no se debe utilizar esas sesiones para otros propósitos como reaccionar situaciones urgentes.

Al contrario, Hungría, en representación de la UE, el Japón, Irlanda y el Canadá dijeron que las adopciones podrían también tratar la situación de los derechos humanos en países.

Las respuestas a las recomendaciones

Según la República de Corea, el Estado bajo revisión debe expresar claramente su posición sobre todas las recomendaciones recibidas. Los Países Bajos hizo hincapié en la necesidad de que los Estados provean respuestas claras y posiciones transparentes de aceptación o rechazo.

El apéndice

Hungría, en representación de la UE, Francia, Noruega y CIVICUS expresaron su voluntad que Estados bajo revisión provean sus posiciones escritas sobre todas las recomendaciones sometidas por anticipado. Francia y el Reino Unido también opinaron que se puede sustituir el verbo “animar” en la propuesta por un verbo más fuerte.

El plan de implementación para las recomendaciones

Nigeria, en representación del Grupo Africano, declaró que no le gustó el idea de obligar Estados a redactar un plan de implementación. Moldavia y la Federación Rusa también expresaron su reserva con respecto a entregar un plan voluntario. Egipto, en representación del MPNA, dijo que el plan debe ser voluntario y Pakistan, en representación de la OCI expresó la preocupación que el plan supone una carga innecesaria para los Estados. Indonesia, en representación de ANSA, opinó que el plan de implementación permanezca completamente voluntario y que no sea formalizado el la agenda.

Por otro lado, Turquía y la República de Corea consideraron que el plan de implementación era muy importante. La inclusión esta propuesta del plan de implementación en el documento contó con el apoyo de Austria. El Japón declaró que aun que permanezca voluntario, el plan de implementación debe servir como la base para determinar la distribución de asistencia técnica. Finalmente, Honduras declaró su apoyo a la propuesta que anima países entregar un plan de implementación.

Informes de mitad del término

Según Egipto, en representación del MPNA, Estados no tienen ninguna obligación a entregar un informe de mitad del término y Indonesia, en representación de ANSA, Tailandia y Guatemala expresaron su preferencia que el informe permanezca voluntaria. La República de Moldavia y la Federación Rusa no apoyaron a esta propuesta, la cual animan Estados entregar informes de mitad del término.

Al contrario, la propuesta contó con el apoyo de Austria y Honduras.

Fondos para participación y ayuda monetaria y técnica

Un fuerte llamamiento fue hecho por Nigeria, en representación del Grupo Africano, Pakistan, en representación de la OCI, Indonesia, en representación de ANSA, Turquía, Brasil, Perú y Sudáfrica a fortalecer los dos fondos para la participación y para el seguimiento del EPU. La organización CIVICUS pidió que el fondo para participación esté dirigido también a las ONG.

Instituciones Nacionales de Derechos Humanos

Argelia quería que las INDH que no tiene acreditación de clase A pueda participar enteramente en el EPU, mientras que el Reino Unido, Perú, Brasil y Noruega querían que se fortalezca el papel de las INDH con acreditación de clase A. Australia sugirió que las INDH debe poder hablar inmediatamente después del Estado bajo revisión en la adopción en la sesión plenaria del informe del Grupo de Trabajo.

La Comité Internacional de Coordinación de las INDH le recordó al consejo su apoyo a tener en el resumen de la información de interlocutores pertinentes una sección dedicada a las INDH en el caso de que se extienda la longitud de este resumen. El Foro Asia-Pacífico apoyó a la propuesta de tener una sección del resumen dedicada a las INDH.

Otros temas

Cuba especificó que el CDH no tiene el mandato de investigar la implementación de recomendaciones.

Austria y Brasil respaldaron la prolongación del diálogo interactivo.

Los Estados Unidos sugirió que el OACDH prepare un informe sobre la situación de la implementación de recomendaciones para cada país en el segundo ciclo.

Dinamarca se opuso al idea de que la OACDH sirva como una cámara de compensación con respecto al seguimiento.

CIVICUS presentó por segunda vez su propuesta de introducir la compilación de la OACDH de información de la ONU y la información de interlocutores pertinentes a la etapa del grupo de trabajo.