Consejo de Derechos Humanos trata el papel de los parlamentarios en el EPU

Con el fin de mejorar la cooperación y la interacción, el Consejo de Derechos Humanos (CDH) decidió convocar, en su vigésimo tercer período de sesiones, una mesa redonda sobre la contribución de los parlamentos a la labor del Consejo de Derechos Humanos y de su Examen Periódico Universal (EPU). El evento se realizó el 29 de mayo de 2013 en la Sala XX del Palacio de las Naciones en Ginebra.

La reunión fue presidida por S.E. el Embajador Luis Gallegos Chiriboga, Vice-Presidente del CDH y Representante Permanente de Ecuador ante la ONU en Ginebra. Las declaraciones iniciales se pronunciaron por la Sra. Navi Pillay, Alta Comisionada para los Derechos Humanos, y el Sr. Anders B. Johnsson, Secretario General de la Unión Interparlamentaria (UIP).

Casi todos los oradores coincidieron en que los parlamentos pueden hacer una gran contribución tanto en el CDH y en el EPU, y pueden desempeñar un papel importante en la promoción y la protección de los derechos humanos. Especialmente significativas son las acciones que los parlamentos toman en la elaboración y aprobación de la legislación, la asignación de recursos presupuestarios y la supervisión de la implementación. En su discurso, la Sra. Pillay afirmó que entre el 60-70% de las recomendaciones del EPU requieren acciones parlamentarias, por lo que los parlamentarios presumen de tener un rol clave en la implementación de las recomendaciones. UPR Info - la única ONG que hizo una declaración - felicitó al CDH por haber tomado una iniciativa tan valiosa y, de acuerdo con el consenso general, reafirmó que los parlamentarios pueden contribuir a la labor del EPU.

La relación entre los gobiernos, los parlamentos, las instituciones nacionales (INDH) y las ONG fue uno de los principales temas de debate. Se animó a los Parlamentos de beneficiarse de la labor de las INDH y de la sociedad civil y de establecer un modelo de cooperación entre las diferentes instituciones. La Sra. Pillay, en referencia a los Principios de Belgrado de 2012 sobre la relación entre las INDH y los parlamentos, alentó la creación de una relación más fuerte entre los dos actores. La Sra. Juana Kweitel, panelista y Director del Programa de Conectas Derechos Humanos, habló sobre el valor añadido de una interacción entre la sociedad civil y el parlamento. En el caso particular de Brasil, un ejemplo concreto de un instrumento parlamentario utilizado para promover la cooperación y el diálogo entre el Estado y la sociedad civil es a través de la organización de audiencias públicas. Para preparar el segundo examen de Brasil, se organizó una audiencia pública en la Comisión de Derechos Humanos del Senado, con la participación del Ministro de Derechos Humanos, para debatir sobre la primera versión del informe nacional. Por último, Loretta Rosales, Presidente de la Comisión de Derechos Humanos de Filipinas y ex miembro de la Cámara de Representantes, expresó la opinión que los parlamentos deberían alentar a las INDH y ONG a enviar misiones de investigación en materia de derechos humanos en el país y deberían compartir información y mejores prácticas a nivel regional, posiblemente con la ayuda de la UIP. Al mismo tiempo, el papel de las INDH de informar al parlamento debería ser fortalecido, mientras que el Parlamento debería garantizar la independencia y el presupuesto de la INDH.

En muchas intervenciones de la parte de los Estados se pidieron una mayor participación de los parlamentarios en las 3 etapas claves del proceso del EPU, a saber, la preparación y la consulta nacional, el examen en el Grupo de Trabajo del EPU y la implementación de las recomendaciones recibidas durante la revisión. Según Egipto y Tailandia, los parlamentos deberían ser consultados en la elaboración del informe nacional, mientras que Cuba alentó a los países a incluir representantes del Parlamento en las delegaciones ante el Grupo de Trabajo del EPU, siempre que sea posible. Gabón, hablando en nombre del Grupo Africano, dijo que los parlamentarios son unos de los principales actores en la implementación a través de los procedimientos parlamentarios, como la aprobación de leyes y la organización de debates, y abogó por una mayor legitimación de la participación de los parlamentos en las tres etapas del EPU. UPR Info también hizo dos preguntas a los panelistas sobre temas relacionados con la participación de los parlamentarios en los siguientes ámbitos: la consulta de las respuestas a las recomendaciones y en el proceso de la presentación de información para los informes nacionales. Para responder a las recomendaciones, muchos países deciden iniciar consultaciones a nivel nacional. Con el fin de garantizar que los parlamentarios estén involucrados en la implementación de las recomendaciones, UPR Info opina que deben ser consultados en la decisión de aceptar o notar recomendaciones. Un mayor entendimiento de los parlamentarios sobre los temas de debate general les servirá a estar más preparados para responder a los retos a los que tendrán que enfrentarse en la fase de implementación.

Otro tema que UPR Info mencionó fue el del papel de los parlamentarios en la supervisión de la política exterior del Gobierno. Los parlamentarios podrían acompañar el proceso de seguimiento de las recomendaciones que su país ha hecho y podrían investigar si las perspectivas de derechos humanos y las recomendaciones del EPU están incluidas en el diálogo bilateral de los Estados con otros países.


Webcast de la mesa redonda