El Papel de los Estados miembros de las Naciones Unidas

Los Estados son el núcleo del Examen Periódico Universal (EPU), ya que son tanto Estados bajo examen como Estados Miembros de las Naciones Unidas. Por lo tanto, es esencial, para el buen funcionamiento del mecanismo, que todos los Estados participen activamente en cada etapa del EPU.

Hay diferentes maneras de que los Estados Miembros de las Naciones Unidas se involucren en cada etapa del EPU, que se describen a continuación. Es importante que los Estados entiendan el EPU no como un proceso único y aislado, sino como ciclos interconectados en los que los Estados Miembros de las Naciones Unidas deben participar continuamente.

El EPU es un proceso cíclico, en el que cada ciclo sienta las bases para el siguiente. Durante un ciclo, se espera que los Estados Miembros de las Naciones Unidas supervisen la evolución de los derechos humanos desde el examen anterior y evalúen el nivel de aplicación de las recomendaciones aceptadas. Sus recomendaciones deben basarse en las formuladas en el examen anterior para promover un progreso sostenido, además de abordar cualquier reto emergente para los derechos humanos. En los casos en los que no se hayan aplicado las recomendaciones anteriores, los Estados Miembros de las Naciones Unidas pueden utilizar la frase "como se recomendó anteriormente" para recordar a los Estados sometidos a examen sus compromisos y garantizar que el mecanismo siga siendo un proceso continuo de un ciclo a otro.